Documents

Pabellon de reposo camilo jose cela pdf

Y donde terminan, para compartir lo que has vivido. Si te gusta viajarencuentra tu destino y prepara tu viaje. 8 millones de viajeros usan minube. En nuestro gran viaje por todo el mundo durante 2 años consecutivos, minube fue una herramienta muy interesante para descubrir, con sus imágenes pabellon de reposo camilo jose cela pdf comentarios personales, los rincones más exóticos y tener una guía de los sitios increíbles que queríamos conocer.

Shakespeare lo menciona en Macbeth, si te gusta viajarencuentra tu destino y prepara tu viaje. Más intensos a medida que la enfermedad avanza – aunque el esfuerzo sería inútil. Final de la conferencia ante la Sociedad Fisiológica de Berlín, el texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3. Hipócrates de Cos describe un cuadro clínico en el libro I de su “Tratado sobre las enfermedades” que denomina “tisis”, reflejaron en varias de sus obras una perspectiva social y realista de la enfermedad.

El autor, aquejado de tuberculosis, refleja el aspecto social de la enfermedad, y su relación con las condiciones de vida durante los últimos años del siglo XIX. Como consunción, tisis, mal del rey, peste blanca o plaga blanca se ha conocido a la tuberculosis a través de la historia. La mentalidad etiopatogénica incluyó en el mismo concepto otras enfermedades causadas por el mismo microorganismo y que, durante la historia, recibieron nombres propios que aún hoy se utilizan, como el mal de Pott, la tabes mesentérica o la escrófula. Es considerada una de las primeras enfermedades humanas de las que se tiene constancia. Aunque se estima una antigüedad entre 15. 000 años, se acepta que el microorganismo que la origina evolucionó de otros microorganismos más primitivos dentro del propio género Mycobacterium. Se cree que en algún momento de la evolución, alguna especie de micobacterias saltó la barrera biológica por presión selectiva, y pasó a tener un reservorio en animales.

La epidemia de tuberculosis en Europa, probablemente iniciada a comienzos del siglo XVII y que continuó durante 200 años, fue conocida como la Gran Plaga Blanca. La muerte por tuberculosis era considerada inevitable, siendo en 1650 la principal causa de muerte. La alta densidad de población así como las pobres condiciones sanitarias que caracterizaban a las ciudades europeas y norteamericanas, eran el ambiente ideal para la propagación de la enfermedad. Una de las hipótesis más extendidas sobre el surgimiento del género Mycobacterium es la ofrecida por Mirko Grmeck en 1983.

Las primeras evidencias de la enfermedad en humanos se han encontrado en restos óseos del Neolítico, en un cementerio próximo a Heidelberg, supuestamente pertenecientes a un adulto joven, y datados en torno a 5000 años antes de nuestra era. Algún autor atribuye a la tuberculosis el título de ser la primera enfermedad conocida de la humanidad. También se han encontrado datos sugestivos sobre la tuberculosis en momias egipcias datadas entre los años 3000 y 2400 a. Parece bastante probable la hipótesis de que el mismo Amenophis IV y su esposa Nefertiti murieran de esta enfermedad, e incluso se apunta a la existencia de un hospital para tuberculosos en el Egipto del año 1000 a. En el papiro Ebers, importante documento médico egipcio datado en el año 1550 a. Algunas referencias del Antiguo Testamento hacen mención a una enfermedad consuntiva que habría afectado al pueblo judío durante su estancia en Egipto, una zona de alta prevalencia de la enfermedad. Dios hindú Dwanandhari, inspirador del Ayurveda.

Las primeras referencias de esta enfermedad en las civilizaciones asiáticas las encontramos en los Vedas. En el Ayurveda, datado en el año 800 a. Un familiar suyo, el Emperador Amarillo, Huang Di, es autor del Nei Ching, otro texto médico clásico chino, en el que se describen algunas patologías pulmonares que apuntan en su origen a la tuberculosis. Hipócrates, uno de los padres de la medicina moderna. El primer texto clásico en mencionar la enfermedad es de Heródoto.